miércoles, 8 de octubre de 2008

Perú conmemora Combate de Angamos y recuerda a Miguel Grau

Lima.- Este 8 de octubre se conmemora el 129 aniversario del Combate Naval de Angamos y de la inmolación del Almirante Miguel Grau Seminario, comandante del legendario monitor Huáscar, el más brillante de los buques peruanos que combatieron en la Guerra del Pacífico (1879-1883).

El Almirante Grau nació el 27 de julio de 1834 en Piura. Desde los nueve años de edad empezó a navegar en diferentes buques mercantes por todo el mundo.

En 1853, se incorporó a la Marina de Guerra del Perú como Guardiamarina, iniciando una brillante carrera que lo llevó a ascender hasta el grado de Capitán de Navío, y comandante general de esta institución.

Al estallar la Guerra del Pacífico y tras advertir a los gobernantes la inferioridad de medios de la Marina del Perú en relación a la chilena, Grau se embarcó en el Monitor “Huáscar” y gracias a su pericia y audacia, el buque se convirtió en el único escollo de la escuadra enemiga para conquistar el dominio del mar.

El 21 de mayo de 1879, el Huáscar rompió el bloqueo del puerto de Iquique y hundió a la Esmeralda, rescatando a los marinos chilenos náufragos.

Tras la muerte del comandante enemigo, Arturo Prat, Grau envió una admirable carta a su viuda, sumándose a su dolor y remitiéndole las prendas del militar, gesto que lo enalteció y que aún en nuestros días genera el reconocimiento chileno

La carta de respuesta de la viuda de Prat, Carmela Carvajal, es considerada como uno de los mejores homenajes que haya recibido el almirante. Al amanecer del 8 de octubre de 1879, el “Huáscar” fue emboscado por seis buques enemigos en Punta Angamos.

Al iniciarse la batalla, un proyectil chileno penetró la torre de mando del “Huáscar” y pulverizó a Grau.

Uno a uno los oficiales peruanos se sucedieron en el mando del monitor y fueron cayendo, hasta que tras un largo y sangriento combate, los chilenos capturaron el buque cuando sus válvulas habían sido abiertas para hundirlo en el fondo del mar.

Durante seis meses el Huáscar impidió la invasión del Ejército enemigo y sólo con su captura y muerto su comandante, se perdió la batalla en el mar. "Os puedo asegurar que si el Huáscar no regresa victorioso al Callao, yo tampoco regresaré", dijo Grau en una reunión según consignan diversos historiadores.

En reconocimiento a su sacrificio, cada 8 de octubre los peruanos le rinden homenaje junto al resto de héroes que pelearon y derramaron su sangre en Angamos. También En gratitud a su sacrificio y en mérito a su ejemplo, Grau fue elegido por sus compatriotas como el "Peruano del Milenio".

En su Historia de la República del Perú, Jorge Basadre formuló una de las más emocionantes elegías al almirante Grau. “Así como del carbón sale el diamante, de la negrura de esta guerra, sale Grau”, escribió Basadre para graficar la trascendencia de la obra del almirante.

“Se hizo terriblemente temible sin cometer un solo acto ilegal, sobre la sangre puso luz, y si bien su deber fue matar y destruir, lo hizo con la hidalguía de caballero antiguo. Al analizar su obra es necesario conocer con qué medios contó y preciso es preguntarse qué hubiera sido del Perú con Grau en un buque como el Cochrane o el Blanco Encalada”, añadió.

Vídeos: Youtube.com